domingo, 9 de diciembre de 2007

FLAVIO BRIATORE: PLAYBOY Y DON JUAN DE LA FORMULA UNO

Hola amigos. Hoy vamos a hablar de un personaje que en los últimos tiempos se ha hecho muy popular. Os daré alguna pista a ver si lo adivináis. Es Italiano. Es manager de un equipo de Formula 1. Fue el descubridor de Michael Schumacher y Fernando Alonso. Para él la Fórmula 1 consiste en “Correr los domingos y luego salir con las chicas de las carreras”. Es un hombre de negocios poco escrupuloso y tiene un yate que parece el Titanic. Es dueño de una discoteca que se llama “Le Billionaire”. Tiene amigos del estilo de Aznar y Berlusconi. Aún no es suficiente? Un par de pistas más. Tiene 57 años pero se cree que tiene 20 y siempre va con unas tías buenísimas de la muerte que parecen sus nietas. Efectivamente amigos hoy vamos a hablar de Flavio Briatore el playboy de la Fórmula 1. Yo de mayor quiero ser como Flavio. Pasta por un tubo, un yate kilométrico y todo el día de juerga con unas tías buenísimas que seguramente estarán con él por su cuerpo de Adonis. Aquí tenéis a Flavio Briatore, el playboy de los circuitos. Este sí que es un campeón y no Fernando Alonso.





Basándome en el Wikipedia en inglés voy a contaros la vida y milagros de nuestro invitado de hoy. Flavio Briatore nació en Verzuolo, cerca de Cuneo en Italia el 12 de Abril de 1950. Sus padres eran maestros de escuela aunque Flavio Briatore hizo bueno el dicho de que en casa del herrero cuchara de palo y no salió muy buen estudiante precisamente ya que terminó sus estudios de Topografía en el Instituto con las notas más bajas. Buen estudiante no pero espabilado un montón. Seguro que si hubiera sido buen estudiante y hubiera hecho una carrera estaría ganando 1200€ y no llevaría esa vida tan divertida. Como eso de estudiar no le iba mucho, Flavio se puso enseguida a trabajar como monitor de esquí y encargado de restaurante. Flavio abrió un restaurante y le puso de nombre Tribula que era su mote y que es una palabra que en Italia se usa para describir a quién está dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para conseguir lo que se propone. En la década de los 70, después de cerrar el restaurante, Flavio se convierte en ayudante del empresario Attilio Dutto dueño de Paramatti Vernici y que posteriormente sería asesinado en un atentado de las Brigadas Rojas. Tras la muerte de Dutto, Briatore se traslada a Milán y comienza a trabajar en la Bolsa. Es entonces cuando ocurre un hecho que cambiará su vida. Flavio Briatore conoce a Luciano Benetton (fundador de la marca de ropa Benetton) de quién se hace amigo y finalmente socio comercial.En la primera foto los podéis ver a los dos en el año 2001 en la presentación del equipo Benetton Renault. En las siguientes lo vemos en su salsa. Rodeado de tías buenas.





Hemos dicho antes que Flavio había estado trabajando para Attilio Dutto dueño de la empresa Paramatti Vernici. Pues bien, Briatore se vio envuelto en la bancarrota de Paramatti y fue finalmente condenado por varios casos de fraude en Bérgamo y Milán por los que le cayeron 4 años y 6 meses de prisión. Para evitar ir a la cárcel huyó a Santo Tomás en las Islas Vírgenes desde donde siguió en estrecho contacto con Benetton y abrió algunas de sus tiendas. Cuando Luciano Benetton abrió sus primeras cinco tiendas en los Estados Unidos en 1979 nombró a Briatore como director de operaciones del grupo para América. Debido a los métodos no demasiado ortodoxos de concesión de franquicias, la cadena se expandió muy rápidamente y en 1989 había 800 tiendas de Benetton en los Estados Unidos. Flavio Briatore, que se había reservado un porcentaje de cada acuerdo de franquicia, se conviritío en un hombre muy rico. Cuando los dueños de las tiendas Benetton comenzaron a quejarse de la competencia de otras tiendas Benetton y el número de sus tiendas decreció a 200, Flavio pensó que había llegado la hora de buscar un nuevo negocio y dedicarse a la Fórmula 1.



Flavio asistió a su primera carrera de Fórmula 1, el Gran Premio de Australia, en 1988 después de haber proclamado en el pasado su falta de interés por el deporte. Luciano Benetton lo nombró director del equipo Benetton de Fórmula 1 y cuando al poco tiempo Benetton despidió a los jefes del equipo Briatore fue ascendido al puesto de manager general y se propuso convertir a Benetton en un equipo competitivo. El primer bombazo de Benetton fue contratar al jóven Michael Schumacher en 1991, logro en el que Flavio tuvo su parte. Flavio estaba seguro de que Schumacher era el mejor y construyó un equipo en torno a él. Briatore no se equivocó y con Benetton lograría el mundial de Fórmula 1 en los años 1994 y 1995 año éste en el que Benetton haría el doblete. Sin embargo, cuando Michael Schumacher y otros importantes técnicos del equipo Benetton se fueron a Ferrari en 1996, Benetton se conviritó en un equipo del montón y Briatorie fue despedido al año siguiente. La segunda foto es buenísima.



Entre 1998 y el año 2000 Flavio Briatore se dedicó a comprar motores Renault y a venderlos a Williams, Benetton, BAR y Arrows. Pero ya hemos visto que Flavio es un tío con suerte y el destino le tenía reservada una nueva oportunidad. En el año 2000 Renault vuelve a la Fórmula 1 comprando el equipo Benetton y nombra a Flavio Briatore para dirigir el nuevo equipo. Es entonces cuando hace su gran descubrimiento: Fernando Alonso. Briatore conoce a Fernando en 1999, le proporciona un volante con Minardi en el 2001 y lo asciende a piloto probador de Renault en el 2002. En el 2003 Briatore se la juega, despide a Jenson Button y sustituyéndolo por Fernando Alonso en medio de grandes críticas. Flavio tenía razón. Renault ganó dos campeonatos con Fernando Alonso en el 2005 y en el 2006 antes de que el piloto asturiano se fuese con la música a McLaren de donde ha tenido que salir corriendo y de donde Flavio Briatore lo ha recuperado para Renault. Yo creo que Alonso ha vuelto a Renault sólo por las fiestas que se monta con Flavio y sus amigas en el yate (en la primera foto lo podéis ver en Puerto Banús) después de cada carrera. El yate de marras, el Force Blue, tiene tres pisos y sus 60 metros de eslora alojan un gimnasio, un cocinero keniano, una masajista experta en cromoterapia, un espacio para el aterrizaje de helicópteros y un salón reservado a los amigos más leales. Flavio Briatore siempre ha defendido que los responsables de la Fórmula 1 deberían ser hombres de negocios y no ex-ingenieros que siempre están hablando de pistones y suspensiones y considera que las carreras últimamente son demasiado aburridas. Quizás con Alonso vuelva a conseguir llevar el espectáculo a la Fórmula 1 de nuevo.




Flavio Briatore no sólo se ha limitado a la Fórmula 1. También tiene una serie de negocios fuera de mundo del motor muchos de los cuales giran alrededor del mundo de la moda. De todas formas parece que sus negocios no son demasiado boyantes y Flavio tiene tantos acreedores como amantes. Creó la marca Billionaire en 1998 y es dueño de un club con ese mismo nombre en Cerdeña. La marca Billionaire tiene una línea de moda y ropa sport y una línea de alta costura bajo el nombre de Billionaire Italian Couture. Además, Flavio abrió el restaurante Cipriani’s en Mayfair, Londres en el año 2004 y es dueño de la compañía farmacéutica Pierrel. Sus negocios se extienden hasta Kenia donde dirige el centro de vacaciones “Lion in the Sun” (El león bajo el sol). Como todo millonario que se precie Flavio también se ha metido en el mundo del fútbol. Se le relacionó con una operación para tomar el control del equipo de fútbol inglés del Queens Park Rangers realilzada por un consorcio monegasco liderado por Gianni Paladini. Finalmente el 1 de Septiembre del 2007 se anunció que Briatore y Bernie Ecclestone habían comprado el club inglés para intentar ascenderlo a la Premiership. Parece que Flavio se ha tomado muy en serio el tema del fútbol ya que recientemente se perdió su primer Gran Premio de Fórmula 1 en 7 años para asistir a un partido del Queens Park Rangers. Ya veréis como con el tiempo Flavio hace negocio y vende el QPR por un pastón.En estas fotos podéis verlo con alguno de sus amigos.




Vamos a hablar ahora de lo que hace tan famoso a Briatore. Ni es la pasta, ni la Fórmula Uno, son las pedazo tías con las que va. La vida privada de Flavio Briatorie ha sido centro de atención de las revistas del corazón durante mucho tiempo. Ahí donde lo véis Flavio es un don Juan que deja a George Clooney y Brad Pitt a la altura del barro. Tiene un currículum amoroso impresionante y no sé que le verán las tías (aunque me lo puedo imaginar) pero sólo ha salido con auténticos bombones. A finales de los 90 Flavio Briatore adquirió gran notoriedad en las revistas europeas por sus relaciones amorosas con supermodelos como Adriana Volpe (primera foto), Naomi Campbell y Heidi Klum. Heidi es la madre del único hijo de Flavio, una hija de nombre Helene “Leni” Klum nacida el 4 de Mayo del 2004. Heidi y Flavio rompieron unos meses antes de que naciera la niña porque el empresario mantenía una relación paralela con la modelo alemana Vanessa Hilger, de 19 años. Flavio es así, pura testosterona. En la actualidad Flavio está prometido con otra tía cañón, la italiana de 27 años y modelo de Wonderbra Elisabetta Gregoraci (tres últimas fotos).



Estas son las “novias oficiales” pero a saber cuantos rollos habrá tenido. Yo creo que no lo sabe ni él. De todas formas y a raíz de un reconocimiento médico en el que se le detectó un tumor cancerígeno en ún riñón del que tuvo que ser operado, Flavio se dio cuenta de que el 15% de la vida que llevaba hasta ahora era superflua y ha hecho el propósito de cambiar de vida y dedicar más tiempo a sí mismo y a quienes le necesitan. De todas formas si sólo piensa cambiar el 15% de su vida tampoco lo vamos a notar tanto y vamos a tener Briatore para rato. Flavio no falles a tu legión de admiradores y no se te ocurra cortarte la coleta porque sin tí el mundo fashion no sería lo mismo. Queremos seguir viendo imágenes como estas.



Para terminar el post os voy a dejar con un vídeo buenísimo. Saludos y hasta pronto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario